sábado, 5 de diciembre de 2009

Descubro tu celaje en los pasillos
sombra de luz iridiscente
nube
espejismo blanco
espumoso
reticente
Te busco, visionaria, desde otra orilla

Llegas a contarme del quebranto de los halos
de los silencios animales
del lugar inefable de la muerte
del espacio inenarrable de la nada
Pero tu lenguaje articula mutismos
Te ha abandonado
Como cuarto de mudanza mudada
vacía
No eres de palabras
Eres la imagen visible del recuerdo
el sueño
el holograma esquivo
Que llegado mi dedo al límite justo de su espacio
desestabiliza el entorno contenido de sus luces coherentes
visión fantasmal
a la que tiendo lentamente en este suicidio involuntario de ser

Estamos frente a frente
Ojo a ojo
Aliento a aliento
Sin cíclopes ni espejos
Mi mirada te traspasa
los estantes te contienen

te respiro
confabulada contra
el olvido…

Entregarte

Quería entregarte
la pared alta
de silencio
por la que trepan las palabras
Desbordarme
por alguna abertura
venir desde el piso
los dedos por boca
las plantas de los pies
los callos
las burbujas
ir pasándome en reversa
los muslos
destruyéndome los dientes
quedándome sin boca

la lengua
intentando saber los huecos
mostrándote mis vísceras dislocadas
de adentro hacia afuera
volteada como camisa al revés
tendida al sol
para que vieras
la poca fibra muscular
violeta ya de tanto esfuerzo
estéril
de no querer sumarse
a la gordura
que tanto promovías
el amarillo grasiento
las adiposidades
añejas incrustadas
al reverso de la piel
los globos rosados
en los huecos oculares
que ligaron el sonido
de tus pasos
con este amor
de niña

Los grises
vericuetos del recuerdo
y del impulso
donde
tampoco
estaba
lo que no pude darte.

Otra deuda

Hace años te debo el poema
por el tiempo
y por la huella
por deberte los primeros
y las angustias

Hace años te debo un poema que te esculpa aunque sea en arenilla la nostalgia, aunque venga retrasado y sin memoria.
"Un poema que te sueñe como antes..."

Pero estos poemas no aspiran a nada
entonces te lo debo sin palabras

un párrafo, una notita,
una llamada, un fonemita
o mejor, nada...

viernes, 4 de diciembre de 2009

martes, 3 de noviembre de 2009

sábado, 31 de octubre de 2009

un deberse

Me debo la escrita después de la muerte
tal vez hasta la náusea de las hojas
y el verde o el verme
la enredadera suelta
que se va comiendo las paredes

algo, algo,
cualquier cosa

Me debo la escrita
y el teque teque constante de las teclas
la palabra

un fonema tal vez
que me despierte