miércoles, 27 de diciembre de 2006

Clandestina

Tu me llegas con la noche, con una inquietud que me agobia. Llegas, subrepticiamente, como cualquier cosa regada y expuesta deshonestamente. Te guardo oscurecida bajo una montaña de nostalgia que llevo surcida en este cuerpo que me es. Te escondo clandestinamente para que nadie lo sepa.

A la Bernardo Soares

"Si yo viviera un gran amor nunca podría contarlo". "Si el corazón pudiera pensar, se pararía" y no se detiene y no te puedo contar y te pienso y me agobia tanta palabra suelta, tanta idea perdida, tanto que queda sin decirse en esta madeja de sensaciones y de vidas.

sábado, 9 de diciembre de 2006

Esta agua

Me trago esta agua como si me tragara la energía
como si ella me fuera a dar las palabras que no me sé,
el pensamiento que desconozco
y las ganas que no tengo.

Me trago esta agua como si,
a ver si en el fingimiento me sale la jugada
de escribirte decentemente.
© Jara Ríos

viernes, 8 de diciembre de 2006

Un poema de amor y, por lo tanto, de mal gusto

Se ama demasiado
y esos amores nos desdefinen
nos deshacen
nos desatomizan
nos detruyen
nos dejan literalmente ausentes
y llenos de una terrible saudade.

Vamos mudando de piel
lentamente como el reptil colocado en la resequedad
del cambio.

Uno ama demasiado
y esos amores
sin darnos cuenta
nos roban
nos comen
nos degluten
pedazo a pedazo
canto a canto
en el acto antropofágico de desaparecernos
masticados
tragados
engullidos.

Restamos
totalmente deformes.
Somos, al final, imágenes irreconocibles,
inaceptables,
silentes
indefinidas
proliferadas.

Demasiado conformes
y saudadosas, cuando desaparecen
esas ficciones que, tal vez, amamos demasiado.


© Jara Ríos

Regreso

Regresan las ficciones y los recuerdos,
Y, a fin de cuentas, nada regresa.

Regresa el vacío
la ausencia,
el horror de la nada,
los rostros desfigurados de las revelaciones
lo que somos como animales ausentes de mundo,
de nosotros,
de nosotros mismos.

Regresan las horas y no regresan...
El tiempo se diluye y se deshace sobre sí mismo
cuando pasa y deja de ser siendo.
"Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar"
Lo nuestro, lo de todo, lo de nada.

Todo pasa
Todo queda
Todo regresa
y, a fin de cuentas,
Todo y nada llegan, se van y regresan
y no regresan...

©Jara Ríos

Escribo

Escribo para sentirte.

©Jara Ríos

domingo, 3 de diciembre de 2006

Contorsionista II


No permanezco inerte ni inerme. Meto mis manos entre mis piernas, mis piernas entre mis brazos. Mis talones han llegado a acariciarme el cabello y los dedos de mis pies han tocado la justa mitad de mi espalda. Mi cuello conoce la profundidad exacta de mi hueco fascinante y terrible.
Y en este juego de la contorsión, de redoblarme sobre mí misma, de tocarme ciertos lugares que mi flexibilidad natural no permite adquiero la técnica para abdicarte.

©Jara Ríos

sábado, 2 de diciembre de 2006

Contorsionista


He sido maleable. He sabido contorsionarme por los recovecos difíciles de este cuarto emparedado y casi inescapable. He sido grotesca cuando han intentado mirar lo sublime en mí desde muy cerca. Tengo la capacidad de camuflarme y por ello, el don de desaparecer. De hacerme invisible a mi propio cuerpo e inventarme la evasión de la existencia.

©Jara Ríos