miércoles, 23 de mayo de 2007

Ulises en Calipso


Hay algo de seductor en esto de ser mártir y morir por la causa...
la que sea.
Algo de heróico,
tal vez, en esta idea de ahondarte y
abonarte con esas fórmulas brotaraíces de Home Depot
que parecen agua
hechas de lombrices y
otras cuantas porquerizas vitamínicas
que prometen que la planta hecha flores
que lo seco reverdece
que lo infértil pare
que lo débil se hace fuerte
a lo salmo davidiano o profecía de Isaías.

Hay algo odiséico o uliseano
en esto de permitirte mi reino.
de no permitirme el olvido para salvarnos de la muerte...
en este afán de memoria trampera
y astuta donde te obligo a la pertenencia
donde te violo repetidas veces
y nos impongo una paridad ajena

Hay algo de criminal en esta idea del martirio
del masoquismo al que nos someto diariamente
en una nostalgia forzada
en una vida nuestra inventada a tapujos
a pilonazos o a trapiche sin bagazo
todo como si importara
todo como si fuera algo que venciera las letras
que existiera allí donde estás
en la realidad vacía de palabras
todo como si aquí te inundara la metafísica.

Hay algo de criminal en esta idea del martirio
algo de suicida, de homicida
Algo de depredador, de canibal o de antropófago
Algo de victimario que me fuerza
a obligarte, a violarte, y a aprisionarte como víctima de rapto:
Helena, Heleno, Ulises en Calipso...



Imagen de Deviant ARt por thetragictruthofme

1 comentario:

misticjoe dijo...

oye, esto si que es bueno, me gusta mucho, chau