viernes, 4 de abril de 2008

Teódula, 4 de abril


He temido este viernes hace días
he querido detallar
escribir
eidificar desde antes
cómo he de pisar este momento

que le falta la caída inexacta
de tus cabellos
el tono desafinado
de tu canto fervoroso
tu carcajada niña
el guiño
tu música
el anillo sin piedras
con el hueco verde
de fantasía
la radio divina en la sala próxima…

que no tiene tus ganas
ni tu cuerpo escolioso
desnivelado
de diosa

que nos envidia por haberte tenido
y nos castiga por haberte adorado
perfecta
santa

y ando descalza por tu templo
con los ojos locos
frente a una zarza ardiente
que no devuelve vistas
ni acaba con la afasia
y caigo de bruces ante el fuego

tu sádico y celoso Dios reclamó
tu cuerpo sin reservas,
esclava de Dios,
no tuvo piedad de nosotros
consumió tu carne, caníbal,
en acto de última cena

Y no estuvo contigo
ni el ángel de Isaac
ni el que con Sadrac, Mesac y Abednego
la zarza ardiente
el horno de fuego
te consumían…

pero yo he de vengarte
Diosa mía.

Imagen tomada de Deviant Art: Burning Bush by *daughterofthestars

1 comentario:

Neftalí Cruz Negrón dijo...

Poema doloroso.

Versos magnos:
''el anillo sin piedras
con el hueco verde
de fantasía''

Te seguiré visitando y leyendo.
Dios te bendigaAaA!