miércoles, 16 de enero de 2008

Dios

En el principio era la falta
y ella era Dios
y Dios estaba con ella
y las palabras faltaban como siempre faltan
y cansado Dios de su silencio
inventó el miedo
y cuando sintió temor
de lo que había creado
inventó la palabra
pero ella nunca le dio lo que pensaba y creó lo demás
e inventó que estaba en el verbo
para no sentirse sólo
y habitar el mundo
los textos
y el pensamiento
pero Dios no anda en el verbo ni en la palabra
ni en el miedo...
porque la palabra dice: Nada, vacío, falta, silencio...
y Él quedó sin decirse
sin palabra que le contuviera
sin habitar ningún espacio
fuera de toda palabra
ausente de cualquier poema.

2 comentarios:

Tajalápiz dijo...

He aquí un texto que merece atención y más esmero. ¿Por qué distinguir la palabra del verbo? En la biblia es lo mismo, pero se puede explotar la diferencia o la ambibalencia de la palabra verbo. La idea del dios que se queda sin nombrarse, excelente! Y las buenas ideas no se entienden con la facilidad! Estoy seguro de que sabes por dónde es la cosa.

Tajalápiz dijo...

Me gusta mucho el final, sonoro (como me gusta a mí), eficaz.