lunes, 21 de enero de 2008

Tecleando


Mis dedos tienden a la misma combinación de siempre
como si ellas fueran el punto de partida de mis palabras
el toque de queda, el tercer timbrazo del teléfono que suena
el alfa
la omega

allí donde se sienten las palabras,
el vértigo casi nauseabundo de la página en blanco,
imagino las mismas: el silencio, la nada, la falta, el vacío,
la rabia de no poder escribir nunca nada que se parezca a esto

que en el fondo, la página siempre queda en blanco
que no se revela nunca la poesía ni el corazón

y vomito
esta cosa hedionda de haber leído libros
de pensar la vida en textos
de escucharla en cuerdas y en voces de llanto
y el reloj cu'cu que nunca he tenido
me avisa que no hay nada escrito
que se acaban las imágenes
la fotografía

que queda
la estrechez de los dedos entumecidos
en el teclado mínimo de las letras de siempre
en donde no he saboreado aún lo sublime del arte ni la poesía.


Imagen tomada de DeviantArt -Keyboard by ~DiscoOdoni

1 comentario:

Tajalápiz dijo...

La página en blanco



Me da terror este papel en blanco
tendido frente a mí como el vacío
por el que iré bajando línea a línea
descolgándome a pulso pozo adentro
sin saber dónde voy ni cómo subo
trepando atrás palabra tras palabra
que apenas sé que son sino son sólo
fragmentos de mí mismo mal atados
para bajar a tientas por la sima
que es el papel en blanco de aquí afuera
poco a poco tornándose otra cosa
mientras más crece la presencia oscura
de estas líneas si frágiles tan mías
que robándole el ser en mí lo vuelven
y la transformación en acabándose
no es ya el papel papel ni yo el que he sido.



Eliseo Diego