martes, 7 de noviembre de 2006

Hora callada

Hay una hora en que todo se calla: las palabras, las calles, el silencio. Y en ese momento no tengo nada que ver con el mundo y el mundo no tiene nada que ver conmigo. En esa hora callada de la ciudad en que nunca he habitado y en que ese sedentarismo se apodera de todo, me vuelvo nómada, viajera de mi misma. Y me canso de las palabras, de todo lo que tiene el efecto de surtir en mi cualquier cosa... y me canso de mí misma que no sé decir lo que siento, que me escapo de mí en horas así como estas.

© Jara Ríos

1 comentario:

Tajalápiz dijo...

"Sucede que me canso de mí mismo", decía Neruda, ya lo ves, incluso él que tuvo una vida excitante.